ALTERACIONES EN EL APRENDIZAJE

El vídeo que se presenta a continuación explica las diferentes dificultades del aprendizaje. Observemos con atención…

ESTRATEGIAS GENERALES:

AYUDAS QUE PUEDEN SER UTILIZADAS EN EL AULA REGULAR

  • Asegúrese de que el niño o niña ha comprendido la instrucción que le ha dado, pidiéndole que participe activamente realimentando lo aprendido, frente a otros compañeros plantéele preguntas.
  • Utilice más de una modalidad en la explicación de temas ‘nuevos, preferiblemente con diferentes materiales y estímulos (con imágenes, con dibujos, con sonidos, etc..).
  • Haga uso de analogías o comparaciones que conecten los conocimientos previos con los nuevos temas.
  • Diversifique las estrategias de evaluación.
  • Explore y potencie las habilidades y destrezas que los niños y niñas con dificultades poseen en otras áreas y jalone a través de ello su aprendizaje.
  • Los niños y niñas con Dificultades Específicas del Aprendizaje deben tener constante estímulo y sentirse valorados en su proceso de aprendizaje.

PARA RECORDAR 

  • El niño o niña con Dificultades Específicas Del Aprendizaje presenta una marcada dificultad para seguir el ritmo del proceso de escolaridad, aun si presenta niveles de inteligencia bajos o deficientes de tipo sensorial o motora
  • Las Dificultades Específicas Del Aprendizaje se manifiestan de diversas maneras y por diferentes causas, tales como abandono, desnutrición, desconocimiento por parte de padres y docentes, entre otros.
  • Las Dificultades Específicas Del Aprendizaje se expresan con mayor prevalencia para algunas áreas básicas como matemáticas y lectoescritura.
  • Los niños y niñas con Dificultades Específicas Del Aprendizaje presenta alteraciones en la percepción, la atención y la psicomotricidad.
  • Poseen dificultad en el manejo de nociones espacio – temporales: dentro, fuera, delante, atrás, izquierda, derecha, lateralidad, arriba, abajo, cerca, lejos, a un lado, al otro, encima debajo direccionalidad; día y noche; ayer, hoy y mañana; los meses del año.
  • También pueden presentar rechazo escolar, rendimiento desigual, pasividad para el trabajo escolar, pre aseveración en los errores que comete, realización de tareas en forma mecánica.

DISLEXIA

QUÉ ES LA DISLEXIA?

Observemos con atención el siguiente video ….

Proceso de recuperación de la dislexia:

 El proceso de recuperación de los alumnos con dislexia está precedido de un conocimiento detallado de:

  •  Los conocimientos de lectura que tiene, comenzando por los más básicos (p. ej. Las correspondencias grafema (letra) / fonema (sonido))
  • El desarrollo de sus habilidades metafonológicas.
  • La naturaleza de sus errores y la velocidad lectora. Se le da al alumno un tiempo para la lectura de un texto y en ese lapso se señalan las palabras o fonemas que el niño omite, sustituye, se le dificultan.

La propuesta de trabajo que se hace va dirigida a modificar la estrategia de lectura “compensadora” que el alumno ha adoptado, y a posibilitar que aumente su exactitud y fluidez en la lectura de textos para permitir una mejor comprensión de los mismos (Carrillo y Calvo, 1999). Para conseguir este objetivo se realizan las siguientes actividades:

a)    Reducción de la ansiedad que genera la lectura y modificación de la atribución de fracaso al leer.

b)    Presentación de un modelo de lectura correcto. Muéstrele al niño como leer correctamente, por medio de otro niño que tenga sus habilidades lectoescritoras más avanzadas o por medio de usted mismo.

c)    Actividades dirigidas a restablecer y mejorar el procesamiento secuencial y automatizar el reconocimiento léxico ortográfico de las palabras. Entre estas actividades se  pueden destacar las siguientes:

  • Lectura inicial de un texto que servirá como control del proceso de aprendizaje.
  • Nombrado de palabras, análisis fonológico, identificación ortográfica de las sílabas componentes y escritura de palabras.
  • Nombrado de palabras, análisis fonológico, identificación ortográfica de las sílabas componentes y escritura de palabras en el contexto de una frase.
  • Nombrado de palabras, análisis fonológico, identificación ortográfica de las sílabas componentes y dictado de sencillas oraciones de similar estructura que contienen las palabras nombradas.
  • Identificación fonológica de palabras que contienen una sílaba determinada.
  • Identificación ortográfica de palabras que contienen una sílaba determinada.
  • Nombrado de palabras e identificación de la correcta entre un conjunto de palabras ortográficamente similares.
  • Ejercicios de “sopa de letras”.
  • Lectura y asociación de palabras pertenecientes a la misma familia (ej. silla-sillón- silleta – sillita)
  • De un conjunto de palabras visualmente similares, identificación de aquellas que son iguales a una que se presenta.
  • Lectura de parejas de palabras visualmente similares e identificación de las letras que cambian en cada par.
  • Lectura de pseudopalabras (palabras falsas) formadas a partir de una palabra real, añadiendo una letra a palabras conocidas. Escritura de cada una de las posibles palabras. (Ej.  A la palabra mamás le agrego la letra R (marmás) y el estudiante deberá identificar cual es la letra que no debe ir allí y que posibles palabras puede formar a partir de las letras que conforman esta palabra inicial marmás)
  • Lectura de nombres y determinantes y establecimiento de correspondencias correctas entre ellos. (se le presentan los artículos al estudiante y se le pide que según la palabra, asigne el artículo correspondiente a su numero y genero – ANILLO: los, la, el  , las..)
  • Lectura de estructuras que contienen determinante + nombre y asociación con estructuras similares que varían en género o número. (ej. hacer la correspondencia de los artículos con los nombres o las palabras según el número – la : casas-casa, los – perro-perros)
  • Lectura de fragmentos de una oración y unión correcta de esos fragmentos. (ej. puedo dividir una oración, colocando cada palabra en una ficha diferente, el estudiante deberá leerlas y dar un orden lógico a la oración)
  • Lectura de una oración, memorización de la misma y ordenación correcta una vez que ha sido desordenada.
  • Lectura de oraciones, memorización de las mismas e identificación de una palabra que desaparece.
  • Lectura de oraciones, memorización de las mismas y escritura de una palabra que desaparece.
  • Lectura de parejas de oraciones visualmente similares e identificación de las palabras que cambian en cada una de ellas. Explicación posterior de la variación semántica que se produce en cada oración al variar esa palabra. (ej. singular, plural, etc…)
  • Lectura de oraciones y verificación de la comprensión de lo leído.
  • Lectura de textos breves e identificación de errores que se han introducido.
  • Escritura al dictado de palabras.
  • Escritura al dictado de oraciones sencillas.

d)    Relecturas. Con ellas se pretende que el alumno:

  • Verifique sus avances al leer repetidamente un texto y, en caso necesario, que identifique los errores que puedan persistir.
  • Identifique los errores cometidos en la lectura inicial y compare esta lectura con la lectura final.

c) Permita el desarrollo de procesos de predicción, recuento e inferencia.

INTERVENCIÓN  DISLEXIA EN LA ESCUELA

Se recomiendan una serie de normas que deberán individualizarse para cada caso. Con ello se intentara optimizar el rendimiento, al mismo tiempo que se intenta evitar problemas de frustración y perdida de autoestima, muy frecuentes entre los niños disléxicos. Estas recomendaciones son las siguientes:

  • Hacerle sentar en las primeras filas, cerca del profesor, para prestarle la mejor ayuda.
  • Se le debe ayudar a pronunciar correctamente las palabras.
  • No se debe pretender que alcance un nivel lector igual al de los otros niños.
  • Prestarle una atención especial y animarle a preguntar cuando tenga alguna duda.
  • Se debe comprobar siempre que ha entendido el material escrito recibido.
  • Se debe comprobar que el material que se le ofrece para leer es apropiado para su nivel lector.
  • Se deben valorar los trabajos por su contenido, no por los errores de escritura.
  • Siempre que sea posible, se deben realizar las valoraciones oralmente.
  • Se debe recordar que requiere más tiempo que los demás para terminar sus tareas.
  • Se debe tratar de destacar los aspectos positivos en su trabajo.
  • Se debe evitar que tenga que leer en público.
  • Se deben valorar los progresos de acuerdo con su esfuerzo, no con el nivel del resto de la clase.
  • Se le debe permitir el uso de medios informáticos.
  • Se le deben poner menos deberes de lectura y escritura.
  • Siempre que sea posible no se le deben hacer copiar grandes “parrafadas” de la pizarra y, si es posible, darle una fotocopia.
  • No se le debe ridiculizar nunca.
  • En una prueba escrita no se le deben corregir todos los errores de escritura.
  • Se debe aceptar que se distraiga con mayor facilidad que los demás, puesto que la lectura le comporta un sobreesfuerzo.
  • Debe ser tomado en consideración el hecho que escuchar y escribir simultáneamente le puede resultar muy difícil.

El trabajo psicopedagógico debe centrarse en la ejercitación de habilidades metafonológicas, con el objeto de que los niños puedan establecer estrategias de análisis y síntesis fonémicas de las letras y las configuraciones fonológicas pronunciables de las palabras. El modelo cognitivo de las dislexias (Bravo, 1994); sirve de marco de referencia para planificar las estrategias de diagnóstico y rehabilitación, destinadas a mejorar la decodificación lectora y la organización de la información verbal para la comprensión de textos.

Estimulación de procesos cognitivos – verbales:

  • Conciencia fonológica. Se trata de hacer que el niño comprenda que las palabras se forman con sonidos individuales que se pueden reconocer; por ejemplo, que / loro / empieza con / l /.
  • Memoria y percepción fonémicas,
  • Procesamiento fonético
  • Dominio fonológico
  • Reconocimiento visual de segmentos
  • Reconocimiento morfémico de secuencias
  • Reconocimiento visual de signos ortográficos
  • Asociación secuencial visual – verbal.
  • Memoria ortográfica, es decir, que el niño recuerde la configuración gráfica de la palabra, cómo se escribe.
  • Atención selectiva a claves ortográficas (significado)
  • Memoria verbal inmediata
  • Abstracción verbal
  • Categorización
  • Nominación; cómo se llaman las cosas, amplitud del vocabulario.
  • Memoria de secuencias de series verbales

SUGERENCIAS PARA PADRES:

PREVENCIÓN DE LA DISLEXIA: CÓMO AYUDAR A SU HIJO EN EL APRENDIZAJE DE LA LECTURA

Los niños pequeños tienen una conciencia muy escasa de los sonidos del lenguaje. Oyen una secuencia continua de sonidos, pero no son conscientes de que estos se pueden dividir en palabras, y estas últimas en sílabas y mucho menos que las sílabas pueden estar formados por uno o varios sonidos. Esta habilidad se llama conciencia fonológica y se puede desarrollar con el ejercicio.

Se ha comprobado que la conciencia fonológica facilita el aprendizaje de la lectura tanto en niños prelectores como en niños con riesgo de presentar dislexia. Por ello, facilitando precozmente los aprendizajes fonológicos, se pueden prevenir problemas lectores que aparecerían posteriormente.

Las actividades para adquirir conciencia fonológica son muy abstractas, porque se basan en estímulos que el niño no puede ver ni manipular, por lo que deben realizarse siempre a modo de juego, y a ser posible apoyándonos en láminas, fotografías, dibujos, etc. El orden que habría que seguir es comenzar con actividades de rima, continuar con la sílaba, y acabar finalmente con el fonema. Hasta la edad de 5 años es muy difícil que el niño consiga tener conciencia de los fonemas en todas las posiciones de las palabras.

Lo que los padres podemos hacer es:

– En primer lugar, realizar actividades verbales para desarrollar la conciencia fonológica, como, por ejemplo:

  • Elegir una letra del alfabeto, comenzando con una letra que aparezca en el nombre del niño. Durante todo el día, buscar objetos que comiencen con esa letra.
  • Inventar rimas para el nombre del niño(a); “Sara, bonita eres de cara”
  • Hacer el sonido de una letra. Pedirle al niño que intente encontrar esa letra en un libro o periódico. Leer en voz alta la palabra que tiene esa letra.
  • Describir las cosas que ve al aire libre, usando palabras que comiencen con el mismo sonido: “casa cuadrada”, “perro pequeño”, “bote bonito.”
  • Inventar una rima propia sobre algo de casa: “¡Al gatito chiquitito le picó un mosquito!”
  • Escoger una canción o una rima que el niño se sepa. Cantarla en voz alta, aplaudiendo al ritmo de las palabras.
  • Leer con él una historia que rime o cantar juntos una canción. Dejar que el niño vaya completando las palabras que riman.
  • Recitar una rima infantil o poema, línea por línea. Pedirle al niño que repita cada una de las frases u oraciones después de que se le vayan diciendo.
  • Inventar rimas de dos palabras acerca de objetos que haya en casa, como por ejemplo “silla pilla” y “taco flaco.” Mejor si las rimas son cómicas.

Con algunos juegos tradicionales de lenguaje oral también se desarrolla la conciencia de los sonidos:

… DE LA HABANA HA VENIDO UN BARCO CARGADO DE …

El primer jugador dice, por ejemplo “De la Habana ha venido un barco cargado de PATATAS” y a continuación hay que ir diciendo palabras que comiencen por PA, PE, PI, PO y PU.

…VEO-VEO…

El primer jugador dice “Veo-Veo”, el otro responde “¿Qué ves?”. El primer jugador responde: “Una cosita”. Se responde “¿Qué cosita es?”. El primero contesta, por ejemplo: “Empieza por LA-“. Hay que averiguar de qué objeto se trata. (Cuando el niño ya domine las sílabas se puede realizar utilizando letras, por ejemplo: “Empieza por L-“.

…PALABRAS ENCADENADAS…

El primer jugador dice una palabra, por ejemplo PLANTA. El otro jugador debe decir una palabra que comience por la sílaba final de la palabra dicha (en este caso, por TA, como TAZA) y así sucesivamente: ZAPATO, TOMATE….

 

OTROS PRERREQUISITOS SON TAMBIÉN IMPORTANTES (ATENCIÓN, MEMORIA, VOCABULARIO). Eso significa que el niño debe estar abierto a experiencias variadas y sobre todo debe contar con la mediación de un adulto que vaya ayudándole a madurar esos aspectos. Algunas actividades caseras que desarrollan estos prerrequisitos:

–  Decirles el nombre de las calles por la que pasan; luego jugar a que les lleve a una calle.

–  Recordar nombre, apellidos y profesión de papá y mamá.

–  Aprender su número de teléfono y los de algún familiar o amigo

–  Localizar en las tiendas lo que van a comprar y cogerlo

–  Jugar con rompecabezas, loterías, barajas de familias, animales, etc.

–  Aprender los días de la semana y los meses del año

–  Buscar diferencias entre dos dibujos casi iguales

–  Observar durante un tiempo una lámina, foto…, y preguntarles por detalles. Ej. qué cosas había, cuántas personas, qué ropas llevaban, qué tiempo hacía, etc.

–  Enseñarle canciones, adivinanzas y refranes

–  Dedicar algún rato a contar chistes

–  Poner objetos sobre la mesa y decirle que cierre los ojos; esconder un objeto y cuando abra los ojos tiene que descubrir cuál falta.

–  Describirle un objeto de la casa. “Tiene cuatro patas y nos sentamos en ella cuando vamos a cenar”, y que lo adivine.

–  Leer juntos una historia y hablar sobre ella. Hacerle preguntas para ver si se acuerda de algunos de los acontecimientos del cuento.

–  Recordar qué comió el día anterior en la comida y en la cena.

–  Cambiar objetos de su lugar habitual en una habitación de la casa y preguntarle si nota algo diferente.

–  Aprovechar todo tipo de salidas de la ciudad para explicarle por qué pueblos pasa y qué es lo que vemos.

–  Ver con él un programa de TV y preguntarle por los personajes, cómo se llamaban, qué cosas hacían, etc.

–  Preguntarle sobre una habitación con los ojos cerrados: color de las paredes, cuadros, muebles, otros objetos, etc.

  • Debemos confiar en los profesionales de la educación y seguir sus orientaciones y propuestas de colaboración, de modo que tanto la familia como la escuela vayamos en la misma dirección.
  • No todos los niños llevan el mismo ritmo, sino que hay liebres y tortugas, y lo importante es que cada uno alcance sus objetivos de acuerdo a la madurez que vaya adquiriendo; no debemos perder la paciencia ni atosigar al niño.
  • Hay que propiciar en el niño el desarrollo de una relación positiva con lo escrito, asociando la lectura con situaciones placenteras: manipulación de libros, audición de lecturas por un adulto antes de dormir, leer a dos voces (el adulto lee el cuento, pero de pronto se calla, o el adulto lee un trozo y el niño otro, etc.).
  • Demostrar al niño la utilidad de la lectura: viendo en el periódico a qué hora empieza un programa de TV, consultando los catálogos de juguetes, viendo la fecha de su cumpleaños en un calendario, leyendo una receta de cocina, escribiéndole notas para que haga recados, leyendo las notas que le entregan en el colegio, etc.

El niño comienza a acercarse a la lectura, sobre todo, cuando ve leer a los más próximos. Sí nos ve leer habitualmente a los mayores, sí le estimulamos para que presten atención a los escritos, pronto comenzarán las preguntas: “¿qué pone ahí?”, “¿qué letra es esa”?. En este momento podemos decir que el aprendizaje de la lectura ha comenzado.

  • Debemos proporcionarles libros. En los libros para los más pequeños predominan la ilustración y los elementos gráficos. Mediante los dibujos, los niños reconocen objetos, personas, animales… Algunos libros incluyen textos mínimos: palabras, frases sencillas, pequeños diálogos, repeticiones, palabras y frases sonoras. El sonido de las palabras puede ser un aliciente para la lectura de un libro: descubrir sonidos extraños, divertidos, cacofónicos… A estas edades gusta la repetición de sonidos, de palabras, de ideas… Les gustan las historias de ficción o temas de la vida, pero siempre con predominio absoluto de la imagen. Los animales son uno de sus temas favoritos. Las historias deben ser sencillas y fáciles de predecir. Entre los libros que más interesan a estas edades destacamos:

–  Libros juego: troquelados, con agujeros, ventanas, elementos móviles, diferentes texturas

–  Libros de imágenes sin texto, con una secuencia narrativa lineal mínima donde ellos pueden recrear la historia

–  Libros de imágenes con textos muy breves, con una o dos líneas impresas por página.

–  Libros de poesías, adivinanzas, canciones y juegos de palabras.

–  Libros documentales o de información que les ayudan a descubrir el mundo que les rodea: plantas y animales, colores y formas…

–  Libros para hacer actividades: dibujar, colorear o recortar

 

TRATAMIENTO DE LA DISLEXIA: CÓMO AYUDAR A SU HIJO SI PRESENTA DIFICULTADES EN LA LECTURA

Si un niño presenta dislexia tiene necesidad de:

– Una evaluación temprana de sus dificultades realizada por el Aula de Apoyo.

– Un programa de refuerzo o adaptación curricular centrado en las tareas de leer y escribir.

–  Un apoyo escolar, preferiblemente individual y especializado.

–  La coordinación entre otros servicios (sanitarios, educativos).

–  La colaboración familiar.

El tratamiento de los problemas lectores debe centrarse en la recuperación del mecanismo que funciona deficientemente, por lo que el planteamiento terapéutico ha de ser obligatoriamente individual. Cuando las dificultades se centran en la ruta fonológica es imprescindible trabajar las habilidades de correspondencia de grafema a fonema. Por el contrario, si las dificultades se encuentran en el reconocimiento de palabras habría que trabajar con tarjetas en la que estén el dibujo y la palabra escrita.

En cuanto a la metodología es muy importante adecuar el ritmo a las posibilidades del niño, trabajando estas actividades de forma agradable, con sensibilidad a las necesidades globales del niño y propiciando continuamente el éxito en la tarea.

 

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES?:

Los padres suelen preocuparse cuando sus hijos no leen como ellos esperan. Y, en ocasiones, se preocupan sin motivo. ¿Cómo saber si realmente falla algo? Consultando al profesorado de sus hijos. Sólo hablando y contrastando sus observaciones con los maestros, así se sabrá si existe retraso o aquello que preocupa forma parte de la evolución normal en el aprendizaje.  Los docentes orientarán e indicarán qué hacer en caso de que sus hijos necesiten una ayuda adicional. La intervención de los padres sin consultar antes con los profesores puede llevar a errores como:

–  Crear ciertas contradicciones entre el método de la escuela y el que empleamos en casa. Sin tener conciencia de ello, se puede presentar el sistema de escritura de manera muy diferente a la que esperan o están acostumbrados los niños.

–  Emplear textos inadecuados por su extensión, por su interés o por su tema (tanto por exceso como por defecto).

–  Introducir un ritmo de aprendizaje excesivo, quemando etapas y provocando un aprendizaje poco seguro o poco válido para resolver sus problemas, o creando incluso un cansancio innecesario.

–  Repetir o enseñar lo ya sabido, provocando cierto aburrimiento.

–  El papel más importante que tienen que cumplir los padres de niños que comienzan a presentar dificultades en la lectura quizás sea el de apoyo emocional y social. Una manera es reconocer que, debido a los problemas de aprendizaje, el niño ha tenido que esforzarse mucho más en su trabajo para alcanzar su nivel actual de lectura y escritura. También es importante comunicarle que se le seguirá queriendo, aunque no le vaya bien en el colegio.

–  Los padres deben dejar muy claro al niño que puede tener éxito y animarle, ya que de lo contrario no pondrá de su parte el esfuerzo necesario para superar las dificultades.

–  Si los padres también tuvieron problemas con la lectura sería bueno que compartieran con su hijo los problemas que sufrieron. Esto le hace al niño sentirse más normal.

–  Es totalmente inadecuado e inútil compararle con algún hermano o compañero sin problemas. Conviene recordar que ambos son distintos y tienen sus cualidades, señalando algún área en que destaque.

–  Es importante desarrollar la autoestima a todos los niveles. Puede hacerse ofreciendo al niño consideración positiva incondicional, en especial cuando se siente decaído o fracasado. Es fundamental evaluarlo por su propio nivel, esfuerzo y rendimiento.

  • Antes de la lectura se le puede ayudar:

–  Recapacitando sobre lo que va a leer y para qué está leyendo: entretenerse, localizar un dato…

–  Ayudándole a recordar lo que sabe sobre el tema tratado o sobre asuntos relacionados.

–  Fijando su atención sobre las marcas del texto que proporcionan información sobre su estructura: índice; títulos y subtítulos; capítulos y apartados; subrayados, negritas…

  • Durante la lectura se le puede ayudar:

–  Llamando su atención sobre imágenes y esquemas que acompañan el texto, señalando la relación entre ambos.

–  Estimulándole a que hable y cuente lo que está leyendo.

–  Preguntándole si está encontrando problemas y ayudándole a concretar qué es lo que no entiende y dónde puede residir el problema: en el vocabulario, en la estructura de las frases, en el tema…

–  Dándole soluciones cuando no comprende algo: la relectura, la lectura del contexto, la consulta del diccionario o de otro libro para ampliar conocimientos…

  • Después de la lectura se le puede ayudar:

–  Conversando sobre la lectura, averiguando qué pasajes han sido más complicados y por qué.

–  Contrastando, cuando lo haya, el índice del libro con lo que ha aprendido, haciendo notar la ventaja de revisar títulos y epígrafes para recordar y elaborar el propio resumen mental

–  Indicándole que puede anotar sus dudas y debe saber plantearlas en clase (especialmente en la realización de trabajos escolares).

–  Recordando el vocabulario nuevo y comprobando que ha aprendido su significado.

–  Orientándole cuando trata de hacer un resumen e invitándole a sacar conclusiones, a ordenar una historia, a hacer un esquema.

–  Realizar diariamente un trozo de lectura de manera simultánea con el niño, de modo que se le ofrezca un modelo correcto para aprender e imitar.

–  También puede resultar de mucha utilidad grabar las lecturas del niño, con objeto de que él mismo pueda escuchar el progreso alcanzado.

–  A veces es completamente imposible y hasta desaconsejable que los padres ayuden a sus hijos. La situación se torna en ocasiones tan cargada de ansiedad que los padres o el niño pierden la calma, con lo que la situación de aprendizaje se vuelve aversiva, perdiéndose aún más el interés por la lectura. En esos casos, sería preferible una ayuda extraescolar.

–  Pero tampoco hay que perder de vista que el niño necesita tiempo para relajarse, para dedicarse a alguna otra actividad y para “desconectar”.

TAMBIÉN ES IMPORTANTE 

  • Llegar a un acuerdo con sus propios sentimientos
  • Tal vez la mayor contribución de los padres a sus hijos con Problemas de Aprendizaje es su empatía y comprensión
  • Tratar de entender la situación desde el punto de vista de su hijo.
  • Forzar al niño a simplemente  trabajar y esforzarse más, no funciona. Puede ser que el niño se esté esforzando al máximo, pero simplemente no puede  procesar la información correctamente.
  • Controlar los sentimientos de rabia, pena o frustración que podemos sentir frente a las dificultades de nuestros hijos y/o a la imposibilidad de ayudarlos.
  • Fomentar la autoestima
  • Las preocupaciones escolares no deben convertirse en  punto focal de la mayoría de discusiones entre usted y su hijo.  El niño ya tiene problemas con la escuela, por lo tanto centrarse en asuntos de la escuela en casa sólo lo hace sentirse más derrotado.
  • Es necesario encontrar actividades  fuera de la escuela que ayudarán a su hijo/a a desarrollar una autoestima positiva. Mientras que un niño puede ser un mal lector, no hay ninguna razón por la que no pueda convertirse en un experto en gimnasia, montar a caballo, tocar la guitarra, piano, pintura, etc.  Todo el mundo tiene que desarrollar un sentido de dominio y fortaleza!
  • Encontrar el justo equilibrio entre la ayuda y el fomento de la Independencia
  • El padre  no debe ser el maestro de su hijo, sin embargo, con niños con Problemas de Aprendizaje, el equilibrio adecuado entre la ayuda y la independencia sigue siendo una línea delicada y muy fina. Hay circunstancias que hacen que sea importante ayudar a un niño con la tarea, es muy conveniente también fomentar mayor independencia y autonomía lo antes posible. Escuchar a su hijo leer unos minutos cada noche, repasando las palabras de ortografía, ejercitando las tablas de multiplicar o ayudando a su hijo a encontrar material para los proyectos escolares puede ser muy útil.
  • Los padres deben hacer esfuerzos para evitar situaciones en las que se sientan a acompañar y ayudar a sus hijos en las tareas.
  • Su rol deber ser de guía: no resolver los problemas sino más bien darles las alternativas para que ellos puedan tomar sus propias decisiones.
  • Ofrecer los recursos también significa dejar que un niño cometa errores sin ser implicado personalmente.
  • Es difícil ser objetivo con sus propios hijos y fácil llegar a estar excesivamente envueltos en los esfuerzos para enseñarles.
  • Cuánta ayuda necesita un niño se responde mejor si primero examinamos el propósito de la tarea. Si la idea de la tarea es reforzar las habilidades que se enseñan en la escuela, entonces ser un facilitador de recursos para su hijo puede ser útil.
  • Divida la tarea en secciones y realice sólo un segmento a la vez.
  • Elija el mejor momento del día para realizar la tarea, según las características de su hijo.
  • Asegurarse  que el niño tenga oportunidad para jugar y no pasar toda la tarde y parte de la  noche haciendo la tarea.
  • Si el niño tiene un lapso de atención corto, conceda descansos cada 15 a 20 minutos.

DISGRAFÍA

¿QUÉ ES LA DISGRAFÍA?

En el video que hay a continuación nos explícan de manera fácil en qué consiste la dislexia y algunas alternativas para corregir la dislexia a través de la reeducación gráfica.

DOCENTES Y PADRES

Entendemos por grafomotricidad el movimiento gráfico realizado con la mano al escribir. Por su parte la reeducación grafomotora intenta mejorar y/o corregir dichos movimientos gráficos necesarios para la escritura.

La base de la educación grafomotora es la psicomotricidad fina, por lo que previamente deben realizarse actividades para desarrollar la destreza de las manos y de los dedos, así como la coordinación visomanual:

  • Una de las actividades más divertidas para el niño es hacer letras con plastilina, seguidamente hay que ayudarles a asociar dichas letras con sus respectivos sonidos y por último hacer combinaciones con ellas. Por ejemplo: casa-saca, pata-tapa, tonta-tanto, etc.
  • Memorización de palabras largas como por ejemplo: incertidumbre, sensibilizado, equivalente….
  • Copiado de palabras, deletreo y silabeo.
  • Realización de rompecabezas que formen letras y palabras

Actividades para desarrollar la destreza de las manos:  

–  Tocar palmas, primero libremente, después siguiendo un ritmo.

–  Llevar uno o más objetos en equilibrio en la palma de la mano, primero en una mano, después en las dos.

–  Hacer “caminos” libremente sobre la arena y/o sobre el agua.

–  Realizar gestos con las manos acompañando a canciones infantiles.

–  Girar las manos, primero con los puños cerrados, después con los dedos extendidos.

–  Mover las dos manos simultáneamente en varias direcciones (hacia arriba, hacia abajo, movimiento circular…)

–  Imitar con las manos movimientos de animales (león moviendo las garras, pájaro volando…) o de objetos (aspas del molino, hélices de helicóptero…)

–  Abrir una mano mientras se cierra la otra, primero despacio, luego más rápido.Actividades para desarrollar la destreza de los dedos:

–  Abrir y cerrar los dedos de la mano, primero simultáneamente, luego alternándolas. Ir aumentando la velocidad.

–  Juntar y separar los dedos, primero libremente, luego siguiendo órdenes.

–  Tocar cada dedo con el pulgar de la mano correspondiente, aumentando la velocidad.

–  “Tocar el tambor” o “teclear” con los dedos sobre la mesa, aumentando la velocidad.

–  Con la mano cerrada, sacar los dedos uno detrás de otro, empezando por el meñique

–  Con las dos manos sobre la mesa levantar los dedos  uno detrás de otro, empezando por los meñiques.

 Actividades para desarrollar la coordinación visomanual:

–  Lanzar objetos, tanto con una como con otra mano, intentando dar en el blanco (caja, papelera…).

–  Enroscar y desenroscar tapas, botes, tuercas…

–  Ensartar un cordón en planchas y/o bolas perforadas.

–  Abrochar y desabrochar botones.

–  Atar y desatar lazos.

–  Encajar y desencajar objetos.

–  Manipular objetos pequeños (lentejas, botones…).

–  Modelar con plastilina bolas, cilindros…

–  Pasar las hojas de un libro.

–  Barajar, repartir cartas…

–  Picado con punzón, perforado de dibujos…

–  Rasgar y recortar con los dedos.

–  Doblar papel y rasgar por la dobles.

–  Recortar con tijeras

Otro aspecto importante es la realización de actividades para desarrollar los trazos.

Estas actividades se realizarán sobre diferentes superficies (suelo, papel de embalar, encerado, folios, cuaderno con pauta) y con diferentes instrumentos (pinturas de cera, rotuladores, pinceles, lápices, bolígrafos)

Los movimientos básicos presentes en los diferentes trazos grafomotores son de dos tipos: rectilíneos y curvos, y sobre ellos se debe centrar la reeducación grafomotriz. Los ejercicios deben realizarse  en sentido izquierda-derecha.

Actividades para el desarrollo y control de los trazos rectos:

–  Ejercicios de copia en pizarra o papel cuadriculado: trazado de líneas verticales, horizontales y diagonales, cruces, aspas, paralelas, líneas quebradas, ángulos, figuras, etc.

–  Ejercicios de repasado de líneas, trayectorias y dibujos.

–  Ejercicios de rellenado de espacios y figuras

–  Ejercicios de seguimiento de pautas o caminos sin tocar las paredes.

–  Ejercicios de trazado de líneas entre dos rectas para entrenar el frenado.

–  Ejercicios de trazado de líneas alternando la presión

 

Actividades para el desarrollo y control de los trazos curvos:

–  Ejercicios de copia en pizarra o papel cuadriculado: trazado de líneas curvas, bucles, círculos, etc.

–  Ejercicios de ondas dentro de dos líneas, sobre ejes horizontales o inclinados, y también alternando tamaños.

–  Ejercicios de bucles dentro de dos líneas, sobre una línea, bucles ascendentes, descendentes y combinados (ascendentes/descendentes).

–  Ejercicios circulares, de copia y repasado, realizados en sentido contrario a las agujas del reloj.

DISCALCULIA

¿QUÉ ES LA DISCALCULIA?

Observemos con atención el siguiente video..

DOCENTES Y PADRES

Actividades de refuerzo y recuperación de las discalculias

Diagnosticada la dificultad y establecidas sus causas probables, empieza la corrección. Las deficiencias de poca importancia, descubiertas de vez en cuando en el curso de la enseñanza ordinaria, pueden ser superadas eficaz y rápidamente mediante la enseñanza directa de las fases afectadas. Otros factores, como una actitud desfavorable hacia la aritmética, son más difíciles de eliminar. Y, en algunos casos, será preciso modificar radicalmente el programa, los métodos o ciertas condiciones del hogar para cambiar la situación. Además de los principios generales de la enseñanza de la aritmética, el programa correctivo deberá tomar en consideración los siguientes aspectos:

–  La enseñanza correctiva debe ser planeada sobre bases individuales y adaptada a las necesidades de cada alumno.

–  Debe asegurar el interés y cooperación del sujeto. El maestro o terapeuta habrán de ganarse la simpatía del alumno, tratándole comprensivamente y con respeto a su personalidad.

–  La corrección comenzará con un ataque directo a las dificultades específicas, partiendo del nivel de instrucción en que el alumno o alumna se desenvuelve normalmente. Un principio fácil y agradable puede asegurar una actitud positiva hacia el tratamiento por parte del educando.

–  Es necesario el establecimiento de unos objetivos inmediatos claros y con sentido para el alumno, de tal modo que éste pueda autodirigir y autoevaluar su progreso hacia la solución de sus propios problemas. Al establecer las metas correctivas habrán de ser tenidas en cuenta las necesidades, etapa de desarrollo y velocidad del trabajo del sujeto.

–  Para el éxito del tratamiento es imprescindible continuar el diagnóstico y la orientación del alumno a lo largo de todo el proceso.

–  Sólo mediante una evaluación sistemática podrá determinarse el progreso del niño o niña y, por consiguiente, la adecuación del tratamiento. Si el escolar no progresa satisfactoriamente, será necesario replantear la situación de aprendizaje. La conciencia del propio éxito es un poderoso estímulo para el sujeto.

–  Ordinariamente es el maestro o profesor quien debe asumir la responsabilidad del tratamiento, pero en casos de incapacidad específica o compleja deberá intervenir otro personal debidamente cualificado.

TRATAMIENTO PARA LA DISCALCULIA

Para un tratamiento eficaz en las dificultades de las matemáticas se debe realizar un plan de tratamiento en el cual prime la estimulación del pensamiento matemático, a través del desarrollo de estrategias centrada en los siguientes aspectos:

  • Lenguaje matemático. Es decir, los símbolos propios y estructuras de presentación que contribuyen a la comprensión de esta materia.
  • Resolución de problemas. La estrategia de resolución de problemas es mucho más rica que la aplicación mecánica de un algoritmo, pues implica crear un contexto donde los datos guarden una cierta coherencia. Desde este análisis se han de establecer jerarquías: ver qué datos son prioritarios, rechazar los elementos distorsionadores, escoger las operaciones que los relacionan, estimar el rango de la respuesta, etc.
  • Auto – monitorización. Enseñarle al niño a vigilarse a sí mismo mientras realiza las actividades con el fin de que evalúe y determine cuales son los puntos en los que presenta fortalezas y debilidades en su proceso de lógico – matemático.
  • Orientación en el espacio. Ser conscientes del lugar en el que estamos: la escuela, el barrio, la comuna, el municipio.
  • Habilidades sociales. Conjunto de comportamientos eficaces en las relaciones interpersonales. Tales como escuchar, responder a las bromas, no entrar en peleas, entre otras.
  • Conceptualización. Hágale saber al niño para que son útiles los conocimientos adquiridos en matemáticas. Emplee en su enseñanza experiencias significativas, relacionadas con su diario vivir.
  • Orientación temporal, Ser conscientes del tiempo actual, pasado y futuro (ayer, hoy y mañana).
  • Organización espacial.  Ayude al niño a situarse en el espacio en relación a objetos externos: arriba, abajo…
Anuncios

Un comentario en “ALTERACIONES EN EL APRENDIZAJE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s